Cristo es el camino y la puerta. Cristo es la escalera y el vehículo. Es el propiciatorio colocado sobre el arca de Dios. Es "el misterio escondido desde siglos" (San Buenaventura)

clickear sobre las imágenes para agrandar

16.7.10

Ultima aparición de la Virgen en Lourdes - 1858





16 de julio de 1858: última aparición de la Virgen.

Bernardita siente interiormente el misterioso llamamiento de la Virgen y se dirige a la Gruta; pero el acceso a ella estaba prohibido y , la gruta, vallada. Se dirige, pues, al otro lado del Gave, enfrente de la Gruta. "Me parecía que estaba delante de la Gruta, a la misma distancia que las otras veces, no veía más que a la Virgen, jamás la había visto tan bella"
Sus propias palabras: "Il me semblait que j'étais devant la grotte, à la même distance que les autres fois, je voyais seulement la vierge, jamais je ne l'ai vue aussi belle!"



María se apareció a Bernardita, sola. No llevaba en sus brazos al Niño. Esto debería ayudarnos a comprender que no hay que confundir la Inmaculada Concepción de María con la fe comun que profesamos en el credo: que Jesús fue concebido por obra del Espíritu Santo y nació de Santa María Virgen. El dogma de la Inmaculada Concepción se refiere personalmente a María.
La imagen más antigua de la Virgen de Lourdes es la de la Gruta. Joseph Fabish, artista de gran talento, no descuidó nada para que su obra fuera lo más fiel posible a la visión de Bernardita, preguntándole hasta los más mínimos detalles. Cuál fue su decepción cuando Bernardita, tras haber dicho una frase de cortesía declaró: "¡No, no es eso!"
La imagen fue desvelada solemnemente el 4 de abril de 1864, día en que, debido a la fecha de Pascua de Resurrección, se celebraba la anunciación de María. El ángel se dirigió a ella llamándola simplemente: "llena de gracia", que a mí me gusta traducir como "perfección de la gracia", "obra maestra de la gracia". Bernardita, que ese día se encontraba enferma, no pudo asistir a la inauguración.
La observación de Bernardita no tenía mala intención. No era una crítica artística sino tan sólo la comprobación de una imposibilidad: ninguna obra humana puede igualar la belleza celestial. Otras videntes tuvieron reacciones similares.
A pesar del disgusto, Fabish repitió el hecho en 1866 esculpiendo la Virgen con el Niño, que se encuentra en la Cripta, bajo la Basílica Superior. Esta imagen se encuentra encima del sagrario y del crucifijo, emplazamiento no muy satisfactorio desde el punto de vista teológico. La gente piadosa puede defender la tesis contraria: el que está presente en la Eucaristía es el que dió su vida por nosotros, y esta vida le fue dad por María.
Diez años más tarde se tuvo una de las ceremonias más grandiosas que se han visto en Lourdes: el 2 de julio de 1876 se hizo la consagración del santuario de la Inmaculada Concepción, erigido en la basílica dos años antes. Y al día siguiente tuvo lugar la coronación de una imagen de la Virgen.
La imagen actual fue colocada en 1877. Ese mismo año, Myriam Franck esculpió otra imagen de la Virgen, en acción de gracias por la conversión de su padre, que era rabino en parís. Esta imagen se encuentra hoy en las piscinas. María hace la señal de la cruz, como el 11 de febrero de 1858.


La roca en que se encuentra la Gruta se llama Massabielle, que significa peña vieja. En este bloque de 27 metros de altura, la Gruta mide 3,80 metros de alta, 9,50 de fondo y 9,85 de ancha. La gruta está formada por tres cavidades desiguales. La más grande se ha convertido en el lugar de celebración de la misa. A media altura, un poco a la derecha, se encuentra un nicho ojival de 2 metros de altura. Allí se apareció la Santísima Virgen a una muchacha llamada Bernardita Soubirous, 18 veces, entre el 11 de febrero y el 16 de julio de 1858.
La imagen, de 1,88 metros de altura, representa la Aparición en la actitud que tenía cuando dijo: "Yo soy la Inmaculada Concepción". Fue instalada en ese nicho el 4 de abril de 1864. Y fue realizada por Joseph Fabisch, profesor de la escuela de Bellas Artes de Lyón.
En el suelo, a la izquierda delante de la Gruta, está señalado por una placa el sitio exacto donde se encontraba Bernardita: "aquí rezaba Bernardita el 11 de febrero de 1858". Al fondo de la Gruta, a la izquierda del altar, se puede ver la fuente que descubrió Bernardita siguiendo las indicaciones del Virgen, el 25 de febrero de 1858. Detrás del altar, se encuentra una urna donde cada uno puede depositar sus intenciones de oración. Delante del altar, una placa recuerda la visita del papa Juan Pablo II, el 15 de agosto de 1983.
El jueves 11 de febrero de 1858, Bernardita oye un ruido como una ráfaga de viento y ve una luz. Ve a una joven, vestida de blanco, con un cinturón azul, una rosa amarilla sobre cada pie y un rosario pendiente del brazo: Hasta el 16 de julio de 1858, Bernardita se encontrará con ella 18 veces. Ya en tiempos de las apariciones se contaron hasta 10.000 personas reunidas ante la Gruta. Actualmente, la Gruta es uno de los lugares más visitados del mundo, con unos seis millones los peregrinos y visitantes que acuden cada año a rezar ante la Gruta de Massabielle.
Entre 1858 y 1900, fue desviado por dos veces el cauce del Gave en una longitud de 350 metros y una anchura de cerca de 28 metros.
El canal (que había cruzado Bernardita) y el arroyo de "Merlasse" fueron desviados más arriba y se cegó su antiguo cauce. De esta manera, delante de la Gruta hay espacio suficiente para dar cabida a varios millares de peregrinos.
Los peregrinos hacen cola pacientemente para entrar en la Gruta. Una vez llegados a ese lugar santo, rezan, se recogen ante el manantial, tocan la roca de la Gruta, para expresar su agradecimiento a María y su confianza en Dios. “El Señor es mi roca, mi fortaleza, mi libertador”. (Salmo 17)
Mons. Jacques Perrier
Fragmentos extraídos de : Mensaje de Lourdes / Separata de la revista Lourdes Magazine - 2008 (150º aniversario de las Apariciones) / Leer completo AQUI